[contact-form-7 404 "No encontrado"]

Problemas de fertilidad

La búsqueda de embarazo puede convertirse en un camino que no te habías imaginado y que de repente rompe con todo lo que estaba interiorizado en torno al embarazo. Eso puede implicar un gran desgaste emocional tanto individual como en su caso, de la relación de pareja.
Transitar los problemas de fertilidad con acompañamiento psicológico puede ser de gran ayuda para que no te pierdas en los procesos médicos, los análisis, las pruebas, las beta-esperas y las múltiples dificultades que a veces lo acompañan.

EL IMPACTO PSICOLÓGICO

Sabemos que no poder ser madre/padre por medios naturales, constituye un factor de estrés psicológico ya que en muchas ocasiones se ve roto todo el mundo interno asumido en torno a la maternidad.

Entre las emociones dominantes que acompañaran los procesos de fertilidad, están las frustraciones individuales, la culpa, los miedos, la pérdida de control, la tristeza y la incertidumbre, con las consecuencias de mucha angustia y ansiedad asociadas.

En la situación de pareja, los problemas de fertilidad parecen poner a prueba todos los pilares que la mantienen,  al vivirse con emociones muy diferentes en ambas partes y sobre todo por el acumulado de duelos que van ocurriendo (duelo a la maternidad rápida, a la maternidad natural, duelo genético, y a veces duelo a la maternidad en completo).

CONTACTA CON NOSOTROS

    PSICOLOGÍA DE LA REPRODUCCIÓN

    Cualquier momento del proceso será bueno para que contar con un soporte de apoyo profesional en los problemas de reproducción.

    • Tiempo de búsqueda natural mayor de un año, sin conseguir embarazo.
    • Diagnóstico de infertilidad y resultados de las pruebas médicas.
    • Pérdidas por abortos tempranos, en cada beta-espera, e incluso en los propios procesos médicos.
    • Tiempos de espera con la presión del reloj biológico.
    • El cuerpo como lugar seguro, no como obstáculo en la búsqueda de la maternidad.
    • Manejo de la culpa, del autoconcepto y autodefinición como mujer.
    • Duelo genético, cuando hay que recurrir a ovodonación o donación de espermatozoides.
    • Soledad e incomprensión en todo el proceso, que veces lleva a un cierto aislamiento y silencio que lo hace más difícil.
    • Duelo de la maternidad, cuando se han agotado todas las vías o simplemente la carga emocional del proceso lleva a la mujer o a la pareja a asumir una vida sin hijos.

    Cuando te inicias en el camino de la búsqueda de embarazo, das por hecho que será fácil y rápido, sin embargo, a medida que va pasando el tiempo y no se consigue el embarazo deseado, la ansiedad y la angustia empiezan aparecer como compañeras del camino. Es por ello que el acompañamiento psicológico en las dificultades reproductivas y tratamientos de reproducción puede ser de gran ayuda para que el proceso no sea devastador a nivel individual y de pareja.  

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
    Privacidad